Farmatrebol

infecciones de transmisión sexual

03 Sep

Infecciones de transmisión sexual…mejor prevenir que curar

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) pueden ser causadas por virus, bacterias, hongos o parásitos. No generan síntomas en la mayoría de la población por lo que no pueden detectarse ni tratarse, por lo que la transmisión podría aumentar, lo que compromete la salud sexual, reproductiva, del feto o del recién nacido, y por ende es un problema de salud pública.

Según la OMS cada día mas de un millón de personas contraen una infección del Virus de la hepatitis B. Éstas no tienen tratamiento para su cura pero si para atenuar o modificar los síntomas.

En la propagación de las infecciones de transmisión sexual predomina la vía sexual: Oral, vaginal o anal. Sin embargo, no son las únicas vías de trasmisión. También a través de la sangre o hemoderivados se puede contraer. Algunas de las infecciones de transmisión sexual también pueden trasmitirse al hijo durante el embarazo o el parto, y puede causar defunción fetal o neonatal, prematuridad e insuficiencia ponderal al nacer, septicemia, neumonía o anomalías congénitas.

Las infecciones de transmisión sexual ocurren tanto en hombres como mujeres pero los problemas de salud puede ser más graves en las mujeres: Infertilidad o enfermedad de inflamación pélvica pueden generar la gonorrea y la clamidia, la sífilis en mujeres embarazadas causa complicaciones en el parto y muertes en el feto o recién nacido, en el caso de Virus del Papiloma humano (VPH)  puede causar cáncer cervicouterino y la muerte.

Debemos concienciarnos que las enfermedades de transmisión sexual  no son exclusivas de algunos grupos poblacionales como trabajadores sexuales, homosexuales o toxicómanos. Más allá de la infección, éstas pueden acarrear consecuencias graves para la salud, y es una realidad que no distingue género o edad por lo que la educación sexual integral, la prevención y la concienciación son fundamentales para disminuir la ocurrencia.

Algunas ETS cursan de modo asintomático, pero hay algunos síntomas frecuentes como: úlceras, y verrugas genitales; secreción vaginal, uretral o ano-rectal; dolor abdominal; dolor o molestia al orinar o al tener relaciones sexuales.

Las medidas de prevención son la mejor forma de tratar una ETS. A continuación  enumeramos algunas de ellas:

  • Sexo seguro, el uso de condones es la barrera más efectiva si se utiliza correctamente.
  • Hablar con la pareja sexual acerca de su pasado sexual.
  • Aprender a reconocer los síntomas de alerta, si has tenido una relación sexual de riesgo realiza prueba diagnóstica  o si tienes algún síntoma que te preocupe acudir al centro médico.
  • La vacunación en las enfermedades de trasmisión que la tienen.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *